Cenas clandestinas causan furor en los amantes de la comida

  • Estos encuentros se difunden sólo por redes sociales o de boca en boca.

Por Francisca Orellana

Captura de pantalla 2016-02-18 a la(s) 11.07.01Solo se sabe la hora y a veces el lugar, pero no cuál será el menú ni quiénes asistirán. Son las llamadas cenas clandestinas y que están causando un verdadero furor en los amantes de la comida.

Ya no se trata de ir a un restaurante con mozos y mesas individuales, la nueva moda es asistir a casas privadas o lugares pequeños para dejarse sorprender con platos gourmet, sentarse en una mesa con gente desconocida donde lo único que importa es la ansiedad por saber qué se va a presentar.

No hacen llamados masivos, la estrategia es correr la voz entre sus conocidos o en redes sociales para poder acceder a un cupo que suele bordear los $25.000 por persona. Algunos ofrecen menú de tres tiempos -entrada, plato o postre- pero la gran mayoría innova con varios platos principales, cocktail y alguna que otra locura como una fiesta o brindis. Una moda que prendió hace algunos años en el extranjero y que se masifica hoy con fuerza en el país.

El chef y cantante argentino Warhol Oliveira creó en Londres el Argentinian Pizza Supper Club, (http://www.pizzasupperclub.com/) un espacio donde comenzó a armar estos encuentros secretos que finalizaban en fiestas. A Chile llegó en marzo del año pasado para presentar su disco “Warhol Oliveira canta Alejandro Jodorowsky” y por diversión aprovechó la oportunidad de hacer tres cenas secretas en Santiago. “Fue grande mi sorpresa porque se vendieron absolutamente todos los tickets, así es que decidí continuar y estamos todavía en Chile”, explica.

No hacen llamados masivos, la estrategia es correr la voz entre sus conocidos o en redes sociales para poder acceder a un cupo que suele bordear los $25.000 por persona.

Agrega que este año tiene programado hacer dos cenas mensuales en su club de pizzas –que va cambiando de dirección- con recetas de autor y donde además aprovecha de cantar. La preventa cuesta $20.000 por persona y $25.000 el mismo día del evento e incluye coctel, 4 platos y postre, banda en vivo y fiesta. También tiene eventos puntuales de ñoquis caseros, que es más masivo y cuesta $6.000 el plato y vino tinto.

Otro ejemplo es lo que hacen en Ocho Cuartos Cocina (@ochocuartoscocina en Instagram), integrado por 4 profesionales que hicieron un diplomado en alta cocina en Ecole. Sin tiempo para abrir un restaurant, optaron por explorar las cenas clandestinas pero en sus casas. Ofrecen 8 puestos y un menú diferente cada semana, explican María Jesús Fernández y Maite Daroch.

“Si compras un puesto (y no toda la mesa) vas a comer con gente desconocida, lo que al final termina siendo entretenido porque entre todos se empiezan a conocer y lo terminan pasando bien. El tema en común está sobre la mesa: la comida. Así que conversación hay asegurada”, señalan. Ofrecen un menú de 4 tiempos y comida de autor: desde choros maltones en salsa española hasta naan (pan delgado) con camarones crudos marinados en yuzu y gengibre y mayo de ají chipotle o chipirones asados rellenos de topinambur y berenjenas sobre pesto de piñones de Contulmo.

“Hay de todo en realidad, se mezcla Chile, Europa, Asia y Latinoamérica. Lo que hacemos tiene que ver con lo que nos gusta, donde hemos estado, lo que leemos y lo que nos produce curiosidad”, explican. Tan bien les ha ido que este año comenzarán a hacer dos encuentros a la semana y también van a otras casas si alguien lo solicita. Difunden las fechas en Instagram o por mail ochocuartoscocina@gmail.com.

Es una buena oportunidad para mostrar una cocina más agresiva. Cuando tienes un restaurante estás muy limitado para cambiar ya que la gente busca los mismos platos, en cambio acá puedo hacer diversas propuestas”, explica el belga Mathieu Michel, ex chef del Ópera, embajador de Miele y que en abril tendrá su propio espacio para estas citas a ciegas en una casa de dos pisos en Las Tranqueras 1480. En el primer piso, un emporio panadería y arriba un espacio para presentar su menú de cinco o seis platos que puede incluir preparaciones como guanaco o pescado de roca.    

En 2015 realizó los primeros encuentros y comenta que los 30 cupos a $30.000 por persona, que se promocionan en su Twitter (https://twitter.com/mathieumichel10) y página web) se vendieron en una hora. “Hay mucho interés por esta nueva cocina que se está presentando”, advierte.     

¡Comenta en Facebook!

2 thoughts on “Cenas clandestinas causan furor en los amantes de la comida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *