La artista Margaret Greenhill sorprende con su primera muestra en solitario. Joyas y esculturas de una exquisita factura artesanal, que plasman pequeños detalles inspirados en la naturaleza. Desde el 31 mayo en Centro Cultural Las Condes -Av.Apoquindo 6570-, hasta el 24 junio

Plata tejida, maderas, pétalos y hojas secas, material reciclado…arte y joyería se funden en el trabajo de Margaret Greenhill, piezas hechas a mano y únicas que emocionan porque transmiten la magia de los ‘momentos’ y una sensación meditativa del presente… el minuto extendido y la suspensión del tiempo de manifiesto en el enfoque que nos recuerda la creación del universo…

El trabajo de Greenhill destaca por la experimentación: “La técnica para mi está ligada a ‘la forma sigue la función’, que es una de las premisas de la Bauhause; coherencia técnica constructiva al servicio del concepto, que se logra cuando forma y función confluyen en una ‘poesía visual’, no hay elementos antojadizos, hay respuestas técnicas al concepto o sensación que se quiere transmitir”, explica la artista.

Margaret nació en el Sur de Chile, lugar donde incorporó las formas de la naturaleza como un prisma para interpretar la vida, ahí emana su amor por la estética y el arte.

Estudió Diseño Industrial en la Universidad del BioBio de Concepción y ha destacado a nivel nacional en el área de la innovación y la sustentabilidad. En el 2014 comienza a estudiar de manera profesional Joyería contemporánea en WE- WALKA, y ya para 2015 fue invitada a participar en CH. ACO, Chilean Contemporary art, mismo año en que representó a Chile en Jewelry Art Biennial, Beijing China.

“Bosque encantado” contempla las diferentes expresiones de la artista en este último tiempo: joyería en plata tejida, maderas, pétalos y hojas secas, materiales reciclados y esculturas; son colecciones de gran valor, porque cada pieza es única, trabajo artesanal donde sensaciones y emociones toman forma transformándose en una obra y un objeto para atesorar. “Con esta muestra me gustaría transmitir el valor de las cosas simples… en todo hay belleza, hasta en las telas de araña y las maderas roídas por las termitas… es un llamado de atención a lo pequeño, los detalles, lo cotidiano, eso que ya casi no vemos.

Es una invitación a permitirse tiempo para disfrutar… para dejarse ‘encantar’ como dice la
canción:
‘…uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amo la vida
Y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso
Que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo… ‘

Armando Tejada Gómez

¡Comenta en Facebook!